Chekura y su vino Mingaco, sembrando una nueva filosofía en el Valle del Itata.

Uno se encuentra pocas veces con vidas tan valientes y sorprendentes. Aquí en Chekura, un pequeño oasis de la agricultura familiar ubicado en la pequeña localidad de Checura, Coelemu, en pleno valle del Itata, Pablo y Daniela junto al pequeño Luan intentan seguir una filosofía de vida, profundamente respetuosa de la tierra y consciente de su impacto en ella.

Día a día trabajamos por vivir lo más sustentable y conscientemente dentro de nuestro contexto y posibilidades. Interactuamos con la naturaleza basándonos en la observación de nuestro entorno, tanto terrenal como astral, y practicamos una agricultura natural, de carácter familiar – campesina y con un enfoque regenerativo que tiene un impacto positivo en lo que nos rodea, con baja emisión de CO2 y libre de residuos. 

Daniela y Pablo. Chekura

Su casa ha sido edificada siguiendo los conceptos de “Nave tierra” o “Earthships”, iniciados por el arquitecto Michael Reynolds; quien creó una nueva visión de arquitectura y construcción basados en el respeto por el medio ambiente, la reutilización y la completa autosuficiencia.  Siguiendo estos lineamientos la casa de Chekura va incrustada en el cerro. La misma tierra son sus paredes, hasta se pueden ver las vetas de cuarzo en ellas. Las escalas que permiten acceder más fácilmente a su hogar/ bodega están hechas de neumáticos reciclados. Botellas y material reutilizado son parte también de la infraestructura.

Casa Nave. Ckekura

Para el manejo de su campo utilizan los principios del calendario Agrícola Lunar y los principios filosóficos y éticos de la Permacultura, un pensamiento que nace en 1978 de mano de los ecologístas australianos Bill Mollison y David Holmgren.

La permacultura es la filosofía de trabajar con, y no en contra de la naturaleza; de observación prolongada y reflexiva, en lugar de labores prolongadas e inconscientes; de entender a las plantas y los animales en todas sus funciones, en lugar de tratar a las áreas como sistemas mono-productivo .

Bill Mollison

Mientras que David Holmgren introduce un pensamiento de gran relevancia en nuestras épocas: “Los principios ÉTICOS de la producción agraria” basándose en el Cuidado de la Tierra (conservación del suelo, los bosques y el agua) y el cuidado de las personas. (preocuparse por su familia y comunidad)

En Chekura no utilizan electricidad de la red sino paneles solares, tampoco productos químicos. Su alimentación está basada principalmente en la recolección y el autosustento. Tienen una mini huerta, deshidratan frutas, no consumen azúcar, tampoco carnes, ni alimentos procesados.

En su pequeño y auténtico mundo puedes encontrar lupino (chochos), Copihues, sachatomate, maracuyá, acompañados de mariposas y colibríes.

Mingaco, los Vinos de Chekura

Ya que somos un blog de vinos, volvemos directo a lo nuestro y les comentamos sobre los vinos que aquí se producen:  Cinsault y Moscatel de Alejandría. Los viñedos se encuentran a 26 km del Mar y a 300 msnm. Son parras de más de 50 años con conducción en cabeza, en suelos arcillosos y sin riego. La cosecha es manual y comunitaria.  La fermentación se realiza con levaduras nativas y control de temperatura artesanal (aprovechando la sombra de los árboles y con agua fría), en lagares a cielo descubierto y con orujos por 14 días. En el caso del Cinsault se realiza además una crianza en barricas de roble americano de 5to. Uso por 10 meses.

La producción del 2018 fue de 2600 botellas  ya no les queda prácticamente nada!.

La producción 2019, pronta a lanzarse será de 1500 botellas de Cinsault y 4.000 de moscatel. En nuestra visita pudimos probar su Cinsault 2019, un vino con gran intensidad aromática, muy floral, con notas a violetas e hibiscus, cerezas marrasquino, guinda, te negro, pimienta roja, aroma terroso. De acidez taninos medios. Un vino redondo con sabores a fruta roja, agradable volumen en boca y final persistente , frutoso /terroso.

Si los quiere probar reserve sus botellas desde ya. ¡Hay muchos interesados en lista de espera! 

 Y si alguno desea compartir y aprender de su forma de vida… Pues puede contactarlos y ofrecerse de voluntario para los trabajos de campo.

Gracias a Pablo, Daniela por mostrarnos una nueva forma de vivir y al pequeño Luan que a sus dos añitos nos enseñó los nombres de las plantas 🌱💞.

No puedo finalizar sin dejarles la frase que Chekura tiene como slogan : “Cooperar, no competir” , creo que ello es el mejor resumen de todo lo que aquí he podido contarles.

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s