La Peluquería Francesa

Como además de comer y cocinar me encanta caminar… El lugar que elijo para comer está en función de mi ruta de paseo de fin de semana, en esta oportunidad la dupla fue  Barrio Yungay – Peluquería Francesa.algo_pasa_con_santiago_de_chile_521139868_320x

Comentarios previos sobre la  Peluquería he leído y escuchado muchos y de los más variados, pero intento siempre mantener la mente abierta y el corazón despejado. Aquí mi reseña:

La Peluquería se basa en la cocina Francesa  por lo tanto, la carta cuenta con platos como Boeuf  bourguinon, Coq au vin , Pato a la naranja, creppes y otros. Además cuenta con una decoración muy especial que a mí me encanta,  llena de espejos, fotos, muebles antiguos, telas de terciopelo y detalles, eso me hace sentir feliz.

Llegamos a una hora complicada, Domingo 15:00h, estaba muy lleno y apenas conseguimos mesa en el segundo piso.  Partamos, nos  traen la carta, extensa y variada,  entradas como carpaccios (pulpo, salmón, res, mixto ).  En los platos principales varias opciones de pescados y carnes incluyendo platos clásicos franceses y algunos guiños a la cocina chilena, como el pastel de jaiba y chupe de centolla. La carta de vinos, amplia y con buena selección, tienen la opción de  3 calidades de vinos por copa.

PELUQUERIA FRANCESA (11) PELUQUERIA FRANCESA (9)Vimos pasar los platos de las mesas de al lado, los platos eran muy grandes así que preferimos no pedir entrada.  Ordenamos 2 Pisco Sour, un filete al roquefort cocido a ¾ con papas fritas y un Congrio a lo Rico que bien acompañado de ensaladita chilena con tomates cherry  y papas doradas.

Los pisco sour  los trajeron de inmediato, uno clásico y uno estilo peruano.  Muy ricos, aunque el peruano no era con el limón indicado. Luego, nuestro garzón desapareció. No nos habían traído pan ni cubiertos y tuvimos que solicitarlos en 3 oportunidades antes de que los trajeran.

Finalmente llegó el canasto de pan, con pan francés (o marraqueta) en formato de  cocktail , un par de galletas integrales  y pocillitos con pebre y paté.  El Paté estaba freso y sabroso al igual que el pan. El pebre, desabrido.

Al poco tiempo, los platos… al verlos nos olvidamos de las molestias por el servicio, y solicitamos 2 copas de vino orgánica de Viña Matetic, que es de mis favoritos.

Los platos  se veían deliciosos y lo estaban. El filete a ¾ estaba en su punto perfecto, suave, jugoso y la salsa de roquefort  enjundiosa. Las papas crocantes, buena fritura. El pescado no lo probé per el plato se veía genial y me exigente acompañante se mostró más que conforme con su elección.PELUQUERIA FRANCESA (4) PELUQUERIA FRANCESA (1)

Las copas de vino llegaron cuando ya andábamos por más de la mitad de los platos, nos explicaron que tuvieron que bajar a la bodega a buscar la botella. Nuevamente el sabor salvó al  servicio pues el vino estaba realmente bueno y las copas bastante generosas.

Terminamos felices nuestros platos y nos llamó la atención que las mesas alrededor estaban ya mucho rato esperando por sus cuentas… “el sistema se había caído” es decir, tenían que hacer todas las boletas manuales.

Decidimos terminas con calma y sin prisa nuestro vino y pedir un postre para darles tiempo de terminar con las cuentas de los otras mesas antes de solicitar la nuestra.

Un café parís para mi (expresso con helado de vainilla) y un café helado  que demoraron más de 15 minutos pero que estaban bien buenos.

Llegó la cuenta  con propina sugerida que pagamos con resignación.

Mi conclusión: Lo recomendaría por lo lindo y por la buena carta y cocina… pero con la advertencia de ir cargado de buen humor y paciencia.

Es muy necesario que los empresarios gastronómicos realicen un especial esfuerzo en mejorar el servicio que rara vez aprueba y lamentablemente nos arruina muchas veces la experiencia.

Pueden ver la carta, la ubicación y más fotos en la web del restaurante.